ARQUITECTURA-G

Concurso Met-Festival 2005

Posted in Concursos, Discurso-Conversaciones, ESCRITOS-G by ARQUITECTURA-G on marzo 6, 2007

En Febrero de 2005 tuvo lugar en Barcelona la primera edición del Met-Festival con carácter internacional cuyos objetivos eran generar un foro de discusión y debate entorno a la arquitectura, el cine y la moda entre estudiantes de estas disciplinas.

Uno de los apartados con que contaba dicho encuentro pluridisciplinar fue un concurso de arquitectura en el cual se proponía la construcción de un pabellón virtual de exposiciones para Barcelona ubicado en la red. 18000 euros en premios estaban en juego.  ARQUITECTURA-G se puso a discutir cómo había que afrontar el concurso. Inmediatamente surgió la necesidad de definir espacio virtual, pues era necesario acotar con exactitud cual era el tablero de juego. Coincidimos en que estábamos en el terreno de las percepciones y, por lo tanto, contar con la gravedad, con un suelo, un techo, o con elementos constructivos “reales” quedaba descartado. A partir de aquí se desarrolló la invención del proyecto y se presentó.  Los tres equipos ganadores, de los cinco que estábamos en la final, plantearon edificios materiales, con estructura, cerramientos y anclados al suelo barcelonés. ¿Quién estaba en lo cierto?

TEXTO SOBRE EL PABELLÓN PRESENTADO A CONCURSO:

“Se pide un Pabellón Virtual de Barcelona en tres dimensiones que represente a la ciudad y esté ubicado en la red.  El espacio virtual no es un espacio ficticio que se opone al real, es fruto del derrumbamiento de esas separaciones opositivas. Teniendo esto en cuenta el concepto de espacio simulado sería más apropiado. Este espacio se rige por normas distintas a las del espacio euclideo; no hay gravedad, escala, límites, ni restricciones. El espacio euclideo funciona por ordenamiento, centramiento y reducción o reconducción de las líneas-fuerza que abren los cuerpos a una liquidez geométrica no exacta. Funciona fundamentalmente a base de fijaciones. El espacio virtual ya no se deja fijar, y en ese sentido, se puede afirmar que libera todo un nuevo universo de movilidad. Por ello no nos parece apropiado proponer un pabellón que siga las reglas de la geometría clásica. Proponemos, por el contrario, un Pabellón infinito en un estado potencial de constante variación.   El pabellón alemán supuso una nueva forma de entender el espacio acorde al movimiento moderno, sin embargo se encuentra limitado por las normas de la realidad física. Nuestro pabellón debe responder espacialmente a nuestro tiempo, teniendo en cuenta que en el espacio simulado los límites de la tecnología han sido superados.  Siendo esto así, las plantas, alzados, perspectivas y secciones al uso no es que carezcan de sentido, sino que no existen. Al no haber suelo, concepto de arriba o abajo, y estar dentro de una geometría topológica, no procede seccionar el edificio  por un punto concreto, tomar una vista u otra, ya que todo es igual de válido. Es por ello que omitimos estos documentos en nuestro trabajo. Los pabellones de exposiciones universales han servido a lo largo de la historia para mostrar lo representativo de un  país o empresa y sus adelantos. Actualmente , los límites de los países y culturas se están desdibujando en todos los sentidos. La proximidad contemporánea no es tanto una reducción de las distancias entre puntos, sino la disolución  de lo distante; de la posibilidad misma de darse la distancia que funda lo distinto. En este sentido, la homogeneización geográfica del espacio global no puede sino provocar la indistinción generalizada de todo. Esa tendencia hacia la ciudad genérica que pierde su identidad es un proceso irrefrenable. Muestra de ello es que nos es posible encontrar la misma comida, las mismas tiendas, la misma gente y las mismas estructuras urbanas en la mayoría del globo. Descartamos por tanto esas – a priori – señas de identidad de Barcelona como motivo a destacar en el Pabellón, sencillamente porque ya no lo son. La especialización es lo único que queda para ser competitivo en la economía globalizada. A Barcelona, por tradición y medios, le queda el diseño en todas sus acepciones como símbolo de identidad. Este es nuestro valor a destacar. Pero no sólo se trata de una urgencia económica. La realidad contemporánea se desarrolla como una realidad estetizada, proliferan infinitas copias que no refieren a un original y que compone un contexto en el que el diseño se descubre crucial como herramienta de modelización. La propuesta es una estructura espacial en la que diseños barceloneses se maclan interconectándose entre sí pudiendo ser recorridos; Una Biblioteca de Babel del diseño Barcelona. Nos centramos en una parte en concreto por ser representativa y sintética, tomando como herramienta de trabajo un icono del diseño, la Aceitera Marquina. El pabellón propuesto es una concatenación de Aceiteras Marquina sin escala y transitables virtualmente. El medio en el que se encuentran es vinagre. En una realidad en la que todo es posible, invertimos la naturaleza del objeto al pasar el contenido a ser el continente. En este universo creado tendrían cabida los nuevos diseños, que se irían agregando a la estructura haciéndola infinita y mutable.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s